Henna: sustituto natural al tinte

Cada vez somos más los que dejamos los tintes químicos a un lado, y es comprensible sabiendo que entre sus componentes se incluyen algunos tan nocivos para la piel y la salud como el amoniaco y el mercurio. Por ello, os dejamos los pasos para cambiar el aspecto de vuestro pelo con una alternativa 100% natural: la henna.

La henna son las hojas molidas de una planta, que mezclada adecuadamente con líquido u otras plantas como la cassia pueden usarse para teñir el pelo y la piel. Con esta mezcla se puede conseguir una gran variedad tonos rubios, rojizos, castaños, morenos. Aunque puedes hacer tus propias mezclas, las hay ya preparadas como las hennas de Rhade Shyam.

La henna, sea del color que sea, actúa de forma diferente a los tintes químicos ya que no penetra en la cutícula del cabello, si no que lo recubre en una especie de capa protectora (como una especie de barniz), por eso con ellas no se puede aclarar el cabello, aunque se puede conseguir ese efecto, con los reflejos tan intensos que aporta. Otra de las diferencias de la henna y los tintes químicos es que, aunque la coloración dura mucho tiempo, se va deslavando progresivamente por lo que se pierde el "efecto raíz" cuando va creciendo el pelo,por lo que se consigue que el resultado mucho más natural. Además lejos de perjudicar nuestra piel, nuestro cuero cabelludo y debilitar nuestro pelo, la ayuda a prevenir la caída del cabello, le de más fortaleza, grosor y le aporta un brillo muy intenso

Os enseñamos qué pasos seguir para teñiros con henna, para conseguir distintos resultados:

Para preparar la mezcla, el procedimiento básico es el mismo para todos los colores:

1- Hervir agua

2-Mezclar las hojas machadas de henna con el agua hasta conseguir la consistencia de un yogur.

3- Dejar reposar la mezcla.


Dependiendo del color que queramos conseguir:

-Tonos de rubio dorado y cobrizo: añadir una cucharadita de limón o vinagre a la mezcla, usar infusión de manzanilla en lugar de agua para intensificar el color.

- Tonos rubios y castaños cálidos: añadir media cucharadita de canela y media de nuez moscada a la mezcla, usar infusión de manzanilla en lugar de agua para conseguir reflejos dorados.

-Tonos caobas o rojizos : añadir una cucharadita de limón o vinagre a la mezcla, usar infusión de hibisco o té rojo, en lugar de agua para intensificar el color.


Si queremos cubrir las canas